lunes, 3 de julio de 2006

Huelga de abuelas

Mi amiga Lore (que también es una fan de sus abuel@s) me ha regalado un maravilloso artículo de Mari Ángeles Durán, Catedrática de Sociología. Mi tecnoabuela Manoli, Catedrática del Sentido Común de la Universidad de la Vida jamás haría una Huelga, pero les daré alguna idea a abuelas/os que son "utilizadas/os" como canguras/os permanentes. El otro día escuché esta frase que causó risas y a mí no me hizo ni pizca de gracia:

"hay que vivir lo suficientemente lejos de los padres para que no te den el coñazo, y lo suficiente cerca de ellos para que se queden con los nietos"

Conocí a Mari Ángeles Durán hace unos años en el Congreso de Sociología de Salamanca. Estuve comiendo con ella y Charo Llera tras el fin del Congreso. Las dos estaban agotadas porque fueron las organizadoras/dinamizadoras/bomberas apagafuegos del evento. Claro que las "medallas" y los méritos del Congreso se los llevaron los del lado público (todo hombres, no hace falta decirlo) mientras que el lado privado (oscuro) se hartaba de currar sin visibilidad (ni reconocimiento).

El título del artículo es genial, y el desarrollo no tiene desperdicio. Lo reproduzco a continuación:

"Una huelga de abuelas sería más grave que una de autobuseros"
EL PAÍS - 03-07-2006

En España hay un millón y medio de personas, casi todas mayores, que necesitan ayuda. Sólo el 7% de esa asistencia proviene de los servicios públicos. El 80% sigue saliendo de la familia y, fundamentalmente, de las mujeres. "El trabajo no remunerado es uno de los recursos básicos de nuestra sociedad", afirma, tras facilitar los datos, la socióloga María Ángeles Durán (Madrid, 1942), profesora del Departamento de Economía del Consejo Superior de Investigaciones Científicas y Premio Nacional de Investigación en 2002. Pero la imparable incorporación de la mujer al mercado de trabajo y el creciente envejecimiento de la población hacen necesaria "una visión alternativa" de la economía española, advierte Durán, quien hace unos días participó en San Sebastián en el curso de verano Haciendo visible la economía invisible.

Pregunta. ¿Cuál es la fotografía de la economía invisible?

Respuesta. El trabajo no remunerado, incluyendo el voluntariado, supone en España el 60,71% del PIB. En torno al 80% de ese trabajo lo hacen las mujeres. Aunque ahora existe un trabajo invisible, que es la economía sumergida, donde hay una alta proporción de inmigrantes.

P. ¿Qué nos depara el futuro?

R. La oferta de trabajo no remunerado se está reduciendo mucho, tanto porque hay menos gente en edad de ofrecer este trabajo, como porque quien tiene la esa edad quiere incorporarse al mercado laboral. Sin embargo, la demanda está en aumento y va a subir mucho más en los próximos años, porque va a haber muchas personas mayores de 80 años con necesidad de cuidados.

P. La mujer se incorpora más al mercado de trabajo, pero también soporta la doble jornada.

R. Las mujeres están pagando un precio alto por la modernidad; pagan la factura con jornadas muy largas. También es importante resaltar que las mujeres mayores son en este momento el cuarto pilar de la economía española. Están haciendo posible un cierto bienestar en la población, porque cuidan a sus maridos, a los hijos que no están bien y a los nietos. Realizan muchísimo trabajo no remunerado.

P. Si las abuelas se rebelasen...

R. Una huelga de abuelas sería más grave que una de conductores de autobuses o de controladores aéreos.

P. ¿Qué alternativas plantea para los próximos tiempos?

R. El objetivo de mi equipo de trabajo es crear y hacer que sea aceptada una visión alternativa de la economía española. No podemos seguir con políticas públicas basadas en informes que se realizan con los datos convencionales.

P. ¿Cómo se puede encarar la disminución de la oferta de trabajo no remunerado y el aumento de la demanda?

R. No existe una sola solución, sino un cúmulo de soluciones parciales. La primera de todas es redistribuir el trabajo no remunerado entre hombres y mujeres. Hay unas diferencias abismales entre hombres y mujeres mayores, pero también entre los jóvenes. También es necesaria una redistribución entre grupos de edad. Los jóvenes soportan muy poca carga de trabajo doméstico y no asumen como propio el cuidado de las generaciones de edad muy avanzada y muy dependientes . Aquí personalmente conozco muchas excepciones: amigas y amigos volcadas/os en el cuidado de sus mayores. Y de hecho, yo lo dejaría todo por cuidar a mi abuela, una de las personas que más me ha hecho crecer como persona!!!! Su legado y su mejor herencia es su sabiduría y sentido común de la vida.

P. ¿Qué más plantea?

R. Hay que crear más servicios públicos, aunque esto en un contexto de contención del gasto es muy difícil. La gente no quiere pagar más impuestos, pero algunas encuestas revelan que por lo único que estaría dispuesta a pagar más sería por servicios a las personas dependientes.

P. ¿Alguna otra propuesta?

R. Tienen que surgir servicios a precio de mercado. El problema es que al cuidado de las personas mayores dependientes, sobre todo, no se le pueden aplicar técnicas de productividad. Hay que encontrar la fórmula para que el pago de esos servicios no se produzca cuando la persona está fuera del mercado de trabajo, quizá en una situación próxima a la pobreza y con muchas necesidades por su mala salud.

P. ¿Eso qué significa?

R. Tenemos que cambiar nuestras ideas a cerca del patrimonio y la herencia, mentalizarnos de que no vamos a heredar nada de nuestros padres (No estoy de acuerdo: heredaremos -si queremos- sus vivencias, experiencias, comportamientos, sabiduría... lo más valioso para ser personas coherentes en la vida). Tenemos que aumentar el sistema de pensiones privadas y ahorrar cuando estamos en activo. El excedente que nos detrae la Administración pública y la empresa privada era suficiente en épocas pasadas, cuando la supervivencia después de la jubilación era corta. Ahora no. Es imposible mantener supervivencias de 30 ó 40 años [tras la jubilación].

P. ¿Qué opina de las leyes de Dependencia y de Conciliacion familiar y laboral?

R. Al menos como aldabonazo para que la sociedad sea consciente de que tiene un problema, ambas son útiles. Otra cosa es el efecto práctico que vayan a tener.

3 comentarios:

Pablo dijo...

Cuanta razón!!! Yo tengo un chaval de 5 añazos y tanto su madre como yo trabajamos (más de la cuenta, seguro) por lo que la colaboración de las dos amamas y de los dos aitites nos permite hacer una conciliación mínimamente razonable. Si no estuvieran sería un auténtico problema.

En todo caso, la generación de amamas y aitites que hay ahora es la misma que se sacrificó totalmente por sus hijos, y ahora lo hacen por sus nietos. El problema vendrá dentro de unos años, cuando los aitites y amamas seamos los padres de ahora, con una dinámica de vida completamente diferente.

Mentxu dijo...

@Pablo: Comparto tu reflexión al 100%: Nuestras abuelas/os han sufrido guerras, postguerras, transiciones, democracias e hijas/os consentidas/os que lo han tenido todo (lo material) y encima se quejan por todo

Anoche escuchaba en RNE a Miguel Delibes decir que tenía una familia maravillosa, pero que no era feliz. Recuperándose de un cáncer y dependiente de la familia no se sentía cómodo. Probablemente su familia tampoco lo esté, pero en el caso de mi bisabuela que falleció hace tiempo con 96 años, mi tecnoabuela Manoli se dedicó en cuerpo y alma a cuidarle durante toda su vida.

Así que yo nunca podré pagarles a las mujeres de mi vida todo lo que hacen por mí GRATIX (y que no cuenta en ningún PIB, pero sí en mi "cuenta-de-vida"). Ni todo mi cuidado, ni mi cariño y ni mi dedicación podrán nunca condonar su deuda conmigo.

Jaizki dijo...

Como la cabra tira al monte, reconociendo el serio problema de la dependencia del trabajo no remunerado de amas de casa y abuelas, me voy a centrar en lo de las herencias y la Seguridad Social.

Creo que cada uno debería responsabilizarse de su propia situación financiera. La ignorancia financiera tiene un coste altísimo, pero hace falta un mínimo de conocimiento para ser consciente de ello.

El problema de las pensiones no está en que la gente viva 30 ó 40 años después de jubilarse, está en que cobra de lo que pagan los que vienen detrás, no de lo que aportaron ellos. La SS actual es una estafa piramidal como Afinsa. Los de arriba cobran mientras sigan entrando "pringaos" abajo, cuando dejen de entrar se desmonta el castillo.

Los planes de pensiones privados sólo sirven para cambiar el problema. Esos planes invierten en productos que los que los compran no entienden. Cuando los que abran planes de pensiones en renta variable lleguen a la edad de la jubilación, querrán rescatar ese dinero y ponerlo en algo "seguro". La venta de participacioens asociada supondrá seguramente una importante bajada en la bolsa. Los que no hayan llegado a la jubilación, no siendo inversores profesionales, seguramente se asusten y vayan corriendo a sacar su dinero, produciendo una caida aún mayor.

Meter con calzador a millones de personas a invertir en cosas que no entienden, sin la adecuada formación financiera, acabará por ser un problema aún más grave que lo que pretende solucionar.

Lo que hace falta para tener una jubilación holgada es empezar a trabjársela desde ya, vivir con menos de lo que se gana, ahorrar todos los meses e invetir en activos que generen ingresos pasivos: inmuebles alquilados, negocios, acciones...

Siempre comprando por la rentabilidad que dan, no por el posible valor de venta futura. Eso es especular, no invertir. Si compras una acción de una empresa consolidada que da una rentabilidad por dividendo del 4%, aunque baje la acción, seguirás teniendo ese 4%. Excepto que pase por una mala racha, razón por la cual, convendría diversificar. No poner todos los huevos en la misma cesta, como han hecho muchos con los sellos.