jueves, 15 de febrero de 2018

miércoles, 14 de febrero de 2018

#Mikrotexto | Del romántico al compañero hay un trecho

Fuente: Elaboración propia
A Luis los atracones navideños, las discusiones cuñadiles sin sentido, ese aparentar felicidad… le superaban. Pero por su amada Helena…

Se vistió con la ropa nueva que ella le compró para la ocasión. Se echó el perfume que ella le regaló, respiró profundamente mientras se peinaba frente al espejo y se dirigió a la casa de la familia de Helena.

Su padre cocinaba y le reclutó para que le ayudara mientras Helena y su madre ponían a caldo a la prima Konstanza, quien por enésimo año excusaba su presencia a las comidas de Navidad, pero siempre invitaba a desayunar y a dar un paseo matinal por cualquiera de los recorridos y sendas del Anillo Verde de la ciudad.

—Pero ¿de qué va esta Konstanza? ¿Después de cenar, tomar unas copas y trasnochar hasta las mil, a desayunar a las 8 y pasear con el frío que hace?— decía Helena.

Luis escuchaba la conversación mientras su padre le adoctrinaba —Si quieres tener a Helena en el bote, es necesario que le sorprendas con tus encantos y tus dotes culinarias—.

Durante la cena, no dejaron de hablar y Luis casi no tuvo oportunidad de meter baza porque los temas de conversación en la mesa no le interesaban ni una pizca. Las botellas de vino se iban secando mientras Luis bebía agua del grifo. Luis se iba vaciando también a medida que sentía que poco o nada pintaba en ese entorno. Helena se dirigió a él en varias ocasiones con piropos como —¡venga Luis, no seas tan muermo!—. Luis no sabía dónde meterse.

Al despedirse, Luis se llenó de amor propio, miro a los ojos que durante tanto tiempo le habían querido decir tantas cosas y le dijo ­—Gracias Helena. Nuestra relación ha sido un aprendizaje para mí porque me ha hecho descubrir quién soy y qué deseo. Deseo sentirme protagonista de mi vida, no un apéndice u objeto decorativo de postureo de nadie. La de hoy ha sido la peor comida de Navidad de mi vida porque en lugar de agradecer, alegraros y disfrutar con quienes estábamos en la mesa; las conversaciones eran para poner a parir a cualquiera de vuestra familia por pura envidia. Te deseo lo mejor a ti y a tu familia. Espero que tú hayas sido feliz estos 5 años. Te pido disculpas si te decepciono, pero ya no puedo más. No deseo continuar con nuestra relación. Que te vaya bien y hasta siempre—.

Helena se quedó bloqueada sin poder reaccionar. Enseguida su madre y su padre fueron a consolarla —¡Tranquila, princesa! ¿Ves? Ya te dijimos que Luis no era tu tipo. ¡Ya encontraremos a tu media naranja!—.

Luis desayuna, pasea, se ríe, aprende, cuida, sufre, sueña, (...) vive desde la siguiente mañana con la compañera de la república interdependiente de su vida: Konstanza, quien ya no tiene que excusarse más para asistir a las comidas familiares.
Que viva el amor compañero y el compañerismo amoroso 
(Coral Herrera Gómez)
Fuente: Basotxerri, 2015 en Wikimedia Commons

domingo, 4 de febrero de 2018

#Mikrotexto | Dilemas

Fuente: GCBA, 2009  en Wikimedia Commons
—¡Pero qué hacés ahí sentada en el banco, Mafalda! ¡Llevamos esperándola una hora para jugar!

—Resolviendo un gran dilema, Manolito. ¿Vos qué preferiríais ser: una estrella de Rock o un Premio Nobel?

—¿Pero qué decís, Mafalda? ¿Acaso vos aspirás a ser algo de eso de grande? En cualquier caso tendría que hacer cálculos a ver qué me reportaría más plata.

—¿Y vos, Felipe?

—¡Estrella de rock, sin duda! Que me admiren y me quieran por toooodo el mundo!

—Susanita, ¿vos qué me decís?

—¡Que queremos jugar! ¡No nos hagas perder el tiempo, Mafalda! Yo, sin duda, me casaría con una estrella de Rock y, si me canso de su vida ajetreada, con un premio nobel de algo que entienda para no aburrirme también.

—¿Saben? No me han ayudado nada a resolver mi dilema. La cuestión es que yo quiero cambiar el mundo. Y no sé si podría influir más siendo una estrella de rock, que puede incidir en las emociones y los comportamientos de las personas; o bien ser nobel en Economía, por ejemplo, donde solamente una gran mujer, Elinor Ostrom, ha sido premiada con sus trabajos sobre los bienes comunes (casi todos ellos privatizados) tan necesarios hoy en día. Seguiré pensado en ello mientras jugamos a ser mayores... Aunque quizás debería disfrutar más mi niñez, que la vida adulta es un eterno dilema...