miércoles, 26 de abril de 2006

Libertad de expresión para desmontar las grandes mentiras de la Historia

Ayer escuchaba en el programa Grafiti de Radio Euskadi que hoy el Gobierno Vasco realizaría un homenaje a George L. Steer un periodista de la BBC que cubrió los bombardeos de Gernika por parte de la Legión Cóndor alemana enviada por  Franco. Unas semanas antes Durango fue también bombardeada pero la ausencia de periodistas, que por aquel entonces necesitaban más tiempo para hacer llegar la noticia al mundo mundial (hoy con Internet es inmediato: a un "clic").

Nicholas Rankin, biógrafo de Steer comentaba en la radio que la gran mentira que se difundió en los medios del régimen franquista y los medios controlados por los poderes fascistas fue que "los vascos se habían destruido a sí mismos". Y George Steer se encargó de desmontar esta gran mentira (como tantas y tantas se han sucedido a lo largo de la Historia) documentándose "in situ" sobre lo que realmente sucedió (franquismo&nazismo working together) y recogiendo testimonios reales de supervivientes sobre lo sucedido. El bombardeo nazi masivo sobre la población de Gernika conmocionó a todo el mundo. Nunca, hasta entonces, se había documentado (en vivo y en directo) una atrocidad tan grande fruto de humanos que atentan contra otros con bombas térmicas incendiarias y acribillando a balazos a las personas que huían (a partir de entonces han sido muchas las atrocidades con artilugios tecnológicos más o menos sofisticados las que se han sucedido). El libro de Steer The Tree of Gernika decían que es una de las mejores historias sobre la guerra civil española, contada por un "visitante" que intenta ser lo más objetivo posible (y no está contagiado por los vicios y mentiras ideológicas de los bandos inmersos en la confrontación).

Espero que seamos capaces de APRENDER de los errores que nosotras/os solitas/os cometemos. 69 años después siguen existiendo situaciones de terror, violencia y guerra auspiciadas por las grandes potencias económicas que sacan tajada de "destruir" y "reconstruir" países. Cada vez que visito Gernika, más que contemplar el retoño del viejo árbol de Gernika intento imaginarme por unos minutos la situación que ese pueblo pudo vivir con el bombardeo. No lo consigo. ¡No puedo imaginármelo!. Luego me relajo paseando por un parquecito hermosísimo que está tras la casa de Juntas y un Museo. Tal vez solo de pensarlo me aterrorice. Pero en la memoria de los supervivientes siguen los recuerdos y las pesadillas (y también los momentos de solidaridad, imagino). Espero que nuestras/os responsables políticos (en Estados Unidos sobre todo) se den cuenta de que el odio y el terror lleva a más odio. Tal vez sea muy pronto para las sensibilidades norteamericanas ver la película recién estrenada anoche UNITED93, un documental que narra en 90 minutos lo que los pasajeros de uno de los aviones secuestrado por terroristas islámicos vivieron desde que se montaron en el avión hasta que se estamparon contra una de las torres gemelas. Pero no podemos construir una sociedad violenta, basada en el pisoteo del más débil. Debemos construir desde valores de justicia para todas las personas, sobre todo pensando en las más débiles!!!

Tal vez estoy hoy muy "moralista". No lo sé, pero creo que queda mucho por HACER y ya está bien de DESHACER, DESTRUIR y reinventar ruedas eternamente, que solamente benefician a fabricantes de ruedas.

1 comentario:

Lobo Estepario dijo...

Acabo de caer en la cuenta que aquello fue una predecesor del "Shock & Awe", un ejemplo más de cómo nuestra guerra civil fue un laboratorio donde otros vinieron a usarnos de conejillos de indias militares.