lunes, 27 de febrero de 2006

Problemas globales y respuestas locales

La semana pasada estuve en un Seminario de la LSE que se celebró en Madrid sobre "La Economía Global: el Nuevo Orden Emergente de Poder Económico. Tres profesores de procedencia asiática (Sri Lanka, India y China) se encargaron de darnos pinceladas sobre lo que está sucediendo en el mundo y las transformaciones que nos esperan. Algunas ideas con las que me quedo (y comentarios personales):
  • la importancia de las instituciones: los problemas globales no se pueden resolver sin instituciones y reglas del juego consensuadas y compartidas por todos... pero quien las define es quien tiene y quiere controlar el poder (USA quien sistemáticamente las viola cuando le conviene). Hay que revisar y actualizar demasiadas instituciones para adaptarlas al reparto actual de poder (económico) en el mundo.
  • A los inversores y a los mercados financieros les importa la "estabilidad" no la "democracia": China o Singapur son más "estables" (sistema político autoritario) que India (democracia e instituciones débiles) y mercados más "atractivos" para invertir.
  • Es más "fácil" destruir-reconstruir; que deconstruir-construir (nuevos valores, hábitos de consumo, creencias...): así que las guerras son (y por desgracia siguen siendo) la mejor forma de ampliar mercados, testar nuevos productos y desarrollar los negocios de "destrucción" (armamento) y de "reconstrucción" (constructoras y todos los derivados).
  • Solamente la humanidad (y las personas) cambia(mos) por medio de "crisis"... y en menos de 20 años va a haber unas cuantas crisis "gordas" (energéticas, medioambientales, civilizacionales -a menos que las personas que tienen el poder en el mundo mundial sean más "respetuosas" y "tolerantes" con unos valores humanos mínimos que ya se establecieron hace más de 50 años y siguen sin ser realidad-).
  • En 20 años, China e India serán las potencias económicas más desarrolladas del mundo. Por primera vez en la historia los países más ricos tendrán millones de personas en la pobreza, a menos que consigan desarrollar una "clase media". Pero claro, no se puede permitir que el nivel de "consumo" (alimentos, ocio, energía: petróleo, luz, agua) de estas personas sea equiparable al de occidente: no habrá recursos suficientes para todos!!!! Vaya, recuerdo en mi infancia que se hablaba de acabar con el hambre en el mundo (que se ha convertido en reducir a la mitad la pobreza extrema como objetivo para el 2015), y ahora se habla de no permitir el desarrollo de "clases medias" en Asia (un tercio de la población mundial) porque acabarán con "nuestro bienestar" occidental... Ambas manifestaciones muestran el "egoismo y egocentrismo de occidente".
  • Se reducirá inevitablemente el nivel de bienestar en occidente y aumentará en los países en desarrollo (en China e India; de África ni se habla; y de Latinoamérica NS/NC, básicamente Brasil). Es algo evidente: de tener dos o tres coches por familia en occidente, tendremos uno o ninguno; de tener casas o pisos en propiedad, pasaremos a vivir de alquiler (quienes especularon con la vivienda, las venderán a jubilados del norte de Europa que vendrán a retirarse a las soleadas costas de la península ibérica); de seguridad social y pensiones, tendremos la inseguridad de si el plan de pensiones en cuestión nos financiará nuestra jubilación, término que desconocemos si existirá en 20 años. Mientras, en China y la India millones de personas podrán vivir en ciudades en pisos (hacinados probablemente) y tal vez tengan acceso a la educación y servicios de salud básicos; se pretenden construir más de 100 nuevas ciudades en China en los próximos años desde cero!!! Espero que hagan una buena planificación urbana "sostenible" (aunque creo que eso no interesa: ¡¡¡crecer es el objetivo!!!!)
  • Todo es interdependiente y los problemas "locales" se convierten en globales: importancia de garantizar "estabilidad" (democracia) en los entornos locales/regionales
  • Menos mal que poca gente conoce la gravedad, extensión y consecuencias de los problemas globales del mundo!!!! Si no, estaríamos bastante "deprimidos" (así que mejor caja tonta + fútbol para alelar a la gente!!!) Aunque nuestra capacidad para cambiar las cosas es mínima, soy de las que creen que siempre podemos contribuir en nuestro ámbito cercano a hacer un poco más feliz a quien nos rodea.
La verdad es que ante tantos " problemas mundiales" [cuyas respuestas no son A) o B) sino el resultado del debate abierto y del consenso de percepciones de la realidad diferentes de numerosos agentes" (gobernanza)] hablar de TIC resulta bastante insultante: las inversiones mayores en TIC siguen siendo para desarrollar sectores "militares y de seguridad" para controlar, dominar e imponer visiones muy parciales y sesgadas de la realidad. En fin, soy optimista y espero que las TIC sirvan cada vez más para fomentar el debate, diálogo, análisis riguroso de la realidad que permita resolver los problemas cada vez más complejos con compromisos políticos, éticos y morales a largo plazo (no solamente atendiendo a las motivaciones de corporaciones económicas y financieras a corto plazo).

2 comentarios:

Nice dijo...

Hola mentxu,
concuerdo con la visión catastrofista que nos auguran. Y en el fondo la historia nos demuestra que grandes imperios cayeron con grandes crisis. Quizás tengamos que reencuadrar la apreciación que tenemos de crisis de algo negativo, a algo naturalmente necesario para buscar el equilibrio cuando éste se ha desmadrado. Las crisis son el antibiótico natural de curación, o por lo menos restablecimiento de condiciones de base. Por ello, que quizás, una crisis o varias, son las que nos aguardan para acabar con esta sociedad occidental alocada que hemos creado. En el propio crecimiento de un sistema puede estar el germen de su destrucción. A lo mejor es necesario.
De todas maneras, coincido contigo que cada uno tenemos nuestra cuota de responsabilidad, y nuestra cuota de acción para cambiar a nuestra escala lo que no nos gusta. Quizás no estamos valorando en su justa medida el potencial transformador de nuestras "pequeñas"acciones.¡Ánimo!

Mentxu dijo...

Gracias Nice!!!

Yo también confío en el poder transformador de cada una de las personas que acepta y asume su pequeña parte de responsabilidad en el mundo (y en su mundo interior) para que las cosas vayan mejor o peor.

Tengo confianza en el "poder relacional y transformador de la red", pero nuevamente, depende de las personas y de nuestras motivaciones concretas cómo y para qué utilizamos estas tecnologías que cada día nos sorprenden más.

Saludos y gracias de nuevo por tu reflexión!!!
Mentxu